lunes, 8 de agosto de 2011

Cuentos Para Helena 1: En Un Lugar Muy, Muy Lejano

(NOTA PREVIA: Antes de que alguno me pille he de confesar que esta serie de post son un plagio. Bueno, al menos el título de la serie, los cuentos si que los he escrito yo. Me refiero a que he copiado a los fabulosos "Cuentos Para Ulises" de Juan Carlos Ortega que nos ofrece todas las semanas en las mañanas de sábado de RNE1. Sí. Podría decir que es un homenaje o una inspiración o una  coincidencia. Pero no, es un plagio en toda regla. Es más, os recomiendo que os bajeis algunos de internet. Están en mp3 y son muy cortitos. En cuanto escucheis uno os vais a enganchar seguro. Son deliciosos. Bueno, yo a lo mío).



Había una vez un lugar muy, muy lejano. Pero que muy, muy lejano. Y estaba tan pero que tan lejano que nunca nadie pudo llegar hasta allí. Es que estaba muy pero que muy lejos. La gente hablaba de ese pais tan pero que tan lejano pero realmente ninguno podía decir cómo era de grande o si tenía muchas montañas o si era atravesado por caudalosos ríos. Porque era imposible de llegar.

De repente un día, sin nadie saber cómo ni porqué aparecieron, de la noche a la mañana, miles de edificios de viviendas a estrenar con garaje y trastero y con estupendas vistas a parques llenos de árboles sin hojas y columpios con formas redondeadas y marcado CE de seguridad. Pero de esto la gente hablaba sin haberlo visto porque nadie nunca pudo llegar allí.

Y así fue como el constructor y promotor llamado "El Pocitos" se arruinó y arruinó a los bancos que le financiaron.

Y de pasó arruinó al mundo cercano donde la gente sí que podía llegar.



Y colorín, colorado, este cuento para Helena ha terminado.



MORALEJA:"Casa Sin Dueño, Negocio Pequeño"

7 comentarios:

  1. Convendría recordar estos "cuentos" para que nonos la vuelvan a dar con queso.

    ¡Muy bien plagiado Zowi, di que sí!

    ResponderEliminar
  2. He querido decir "no nos" ...en el comentario anterior...jo con las carreras escribiendo...

    ResponderEliminar
  3. Tienes más razón que un santo de madera con este cuentecico tuyo, los granaínos hacemos los diminutivos en -ico, jejeje, por eso el día del Corpus decimos "¡qué bonico va el Señor!" jejeje...

    Esto de la crisis del ladrillo es como el chiste de los mil millones dechinos meando en un ladrillo, y llega uno más y pregunta: "¿Puedo mear con vosotros?" y los demás responden: "¡No, que salpicas!" Y así estamos todos ¡salpicaos!

    ResponderEliminar
  4. Con buen humor has explicado la causa de muchos males.
    !que engañados hemos estado todos!
    Los ricos más ricos, el resto sufriendo.
    Por eso hay que hacer eco de nuestra indignación.

    ResponderEliminar
  5. Tremenda historia la de EL POCERO, quiso crear una megapolis de la nada, y la nada le comió a él. bien es verdad que tuvo mala suerte y le pilló la crisis, que si no hoy tendría mas dinero que Amancio Ortega, el de Zara.

    bezos.

    ResponderEliminar
  6. Pues parece tener un buen inicio, la trama es muy convincente, ya me creía yo que iba a pasar algo mágico. Cuando habla de que las cosas salieron de la nada me recuerda a una de mis caricaturas favoritas: "La vida moderna de Rocko" ...jejej donde todo salía así como así de la nada.

    Una pena el final, la verdad que "El Pocitos" se fue de plano, como que fundió todo y a todos. Pero que empresario descuidado con una empresa muy descuidada.

    Besos ZOWI.

    ResponderEliminar
  7. jajaj! hace unos años, viví relativamente cerca de esas moles... vi levantarlas de la nada y ví como aquello quedaba en nada.
    Pero... ¿fué alguna vez previsible que en ese secarral se fundara la ciudad pocera? Porque a mí siempre me pareció una pérdida de peloto!
    en fin!

    Besos!

    PD geniales los cuentos a que te refieres...

    ResponderEliminar