jueves, 27 de octubre de 2011

Los 40 QMLPD 4: José Luís Manzano

Marc dijo...




A mi éste ya me la ponía dura hace muchos, muchos años. Fue viendo, cuando era adolescente, una de sus peliculas en la tele. Concretamente una escena que no contaré para que no digais que estoy enfermo. Entonces no sabía ni cómo se llamaba, ni lo que representaba.

José Luís Manzano fue un actor español. Bueno, lo de actor es mucho decir.


Cara de buen chico. No os fieis. Está podrido por dentro.

Hijo de un señor al que, afortunadamente, nunca conoció y de una señora alcohólica a la que, desgraciadamente, sí que conoció. Malvivió desde pequeño en Vallecas. En una época en la que vivir en Vallecas era realmente complicado. Sin educación primaria, mi falta que le hacía, vagaba por el barrio haciendo lo único que sabía hacer: delinquir. Lo hacía junto a un amiguete suyo José Luís Fernández "El Pirri". Muy jovencito es internado en un reformatorio. Algo haría. Y allí es donde conoce, con quince añitos, al director de cine Eloy de la Iglesia, que le tutela y le saca del reformatorio para ser el protagonista de una de sus películas.

Eloy de la Iglesia  era maricón, socialista y drogadicto. Una mierda de persona, vamos. Había dirigido alguna película de cierto éxito a finales de los años setenta, entre la que destaca El Diputado (los muy, muy cinéfilos ya sabreis por qué menciono esta película). Consiguió dirigir, a duras penas y consumido por la heroina, su última película, Los Novios Búlgaros (sí, basada en el libro de Mendicutti), en el año 2.003, después de más de quince años en el olvido (los drogatas de mierda tienen estas cosas). Se supone que este director hacía un cine social donde retrataba lo más sórdido de la época. Con dureza, crudeza y sin miramientos. Como de mala hostia. No todos los críticos guays de entonces supieron entenderle. Peor para éllos.

Y es así, con José Luís Manzano como protagonista, cuando en el año 1.980, Eloy de la Iglesia estrena Navajeros, un hito del cine quinqui y un rotundo éxito de taquilla. En ésta peli, como en otras, sale también "El Pirri", que con los años se convertiría en una estrella de la tele (bueno, más o menos). Manzano no sabía prácticamente leer por lo que le tuvo que doblar la voz otro actor.


En algunas secuencias sale en pelotillas.
Correr delante de la policía es lo que tiene:
te deja un cuerpecito muy bien trabajado

(Cuando antes he dicho que Eloy de la Iglesia acogió a este actor, quise decir que se lo llevó a su casa y se lo follaba. Y le suministraba la cocaína y la heroína que necesitaba. Por si no había quedado muy claro)

La película narra la vida y muerte (y qué muerte, muy al estilo Sam Peckinpah) del delincuente juvenil "El Jaro", muy conocido entonces y cuyas "aventurillas" fueron seguidas al detalle por los medios de comunicación de la época. Como lo fueron también las de "El Vaquilla" o "El Torete", otros "actores" del cine quinqui. Joaquín Sabina le dedicó a "El Jaro" la canción Qué Demasiao ("Macarra, de ceñido pantalón...")


Siempre jugando con fuego. No tardarás en quemarte, guapo.

El cine quinqui tuvo muchísmimo exito entre finales de los años setenta y primeros de los ochenta. Arrancando con Perros Callejeros (1.977) y terminando con La Estanquera de Vallecas (1.987). Se convirtió en un género cinematográfico en si mismo. Un género popular que atraía a los chavales de los barrios, que convirtieron a estos personajes en sus ídolos. Visto ahora resulta algo ridículo. Pero como siempre que hablamos del pasado hay que conocer el contexto histórico para entender ciertas cosas.

Después de Navajeros, el tándem Eloy de la Iglesia/José Luís Manzano, rueda Colegas, donde comparte protagonismo con los hermanos Flores, Rosario y Antonio. Otros dos drogatas más. El último ya sabeis cómo acabó. Fue otro rotundo éxito de taquilla.

Y ahora es cuando llegan las dos películas mejores de estos dos individuos: El Pico (1.983) y El Pico 2 (1.984). Pocas películas he visto que me hayan jodido más. Y ya he visto unas cuantas. Sin ninguna concesión poética, ni estilística, que nos ayude a digerir el argumento. Eloy de la Iglesia, un amargado de la vida que nos quiso amargar la vida a los demás, cuenta la historia de un chaval, Paco (Manzano), hijo de un guardia civil destinado a Bilbao, que se hace amigo de Urko, el hijo de un politico abertxale. Toma ya. Y todo esto en un Bilbao de la época retratado como un personaje más. Un Bilbao sórdido, decadente, gris, duro. Un Bilbao precioso. Un Bilbao impresionante. El retrato que hace del terrorismo y de las torturas en las cárceles hoy estarían prohibidas y serían censuradas. Segurísimo. Entonces no existía todavía la mierda ésa de lo "políticamente correcto".

Los dos amigos deciden un buen día, un poco por diversión, un poco por aburrimiento, un poco porque son idiotas, pincharse heroina. La escena del primer pico es muy, muy desagradable. Entre otras cosas porque es real. Por eso os la pongo aqui abajo. Los muy morbosos no podreis evitar verla. Los muy decentes pasareis de ella. Elegid. Qué sois, ¿morbosos o decentes?. Yo siempre lo tuve claro. (los morbosos poned a partir del minuto 4:30 para ver bien la secuencia)





Pues toda la película es así. Sale el Quique San Francisco haciendo de maricón. Y es el único personaje un poco normal y positivo. Esto el colectivo gay siempre se lo agradeció a Eloy de la Iglesia. El Quique San Francisco es de los pocos que salen en esta película, que no murieron, años más tarde, de sobredosis o de SIDA. Ahora ya sólo es un alcoholico de mierda con éxito. Un triunfador.

En el Pico 2 ya se le ve a José Luís Manzano muy jodido por las drogas.

En la Estanquera de Vallecas (1.987), su última película, está sencillamente feo. Escuálido. Con ese cuerpo fibrado y sudoroso que sólo se consigue a base de no comer nada y de ponerse hasta el culo de todo.

No me pongas esa cara de penita.
Tú te lo has buscado, chaval.


"El Pirri" murió en un descampado de Vicálvaro, Madrid, en el año 1.988. Fue encontrado con una jeringuilla clavada todavía en el brazo.

José Luís Manzano cayó en el olvido, después de rodar de la Estanquera de Vallecas. Aunque intentó rehabilitarse, ayudado por un curilla rojo de Getafe, murió en el año 1.992. Le encontraron muerto en el mismo descampado que a su íntimo amigo "El Pirri". Su cuerpo fue enterrado en el Cementerio Sur de Madrid, en una fosa común, con cargo a los Servicios Sociales del Ayuntamiento. Eloy de la Iglesia, el hijo de puta que le financió las drogas, no apareció por su entierro.

A continuación os pongo un montaje que hice el año pasado, cuando me dio por estudiarme el temita, con fotitos del muchacho y con la canción de Loquillo "Cuando fuimos los mejores". Loquillo sabe, como lo saben muchos artistas de los primeros ochenta, lo que es ver a compañeros morir por las drogas. La Movida fue una mierda para la juventud. Por mucho que me quieran vender la moto de lo modernos y chachis que eran. Preguntadles a los que se quedaron por el camino. Ah, no, que no se puede preguntar nada a los muertos.

video

17 comentarios:

  1. oh,pues la verdad yo si soymorboso y vi el videojajaja,que horror me cae :s. Que tragedia de vidas que acabaron tragicamente. se agradece el dato que ignoraba.
    un saludin

    ResponderEliminar
  2. Recuerdo ver visto la película "El Pico" y "El Pico 2" y "La estanquera de Vallecas" con la gran Emma Penella.

    Una lástima que las drogas acaben con grandes interpretes.

    Un abrazo chico !!.

    ResponderEliminar
  3. Zowi, no sé pero tu debes haber espiado mi laptop porque justo tengo listo un post de él para mi otro blog, el de chicos. Algo habia leido buscando fotos de él, que habia ya muerto y que por drogas. Conseguí bajarme los videos donde ssale en bolas, q supongo son las mejores partes de las películas en las que actua.
    XD

    ResponderEliminar
  4. Bueno, Marc sabe mucho de la vida, más que Zowi incluso, jajajaja, yo tengo mi debilidad por MArc, como la tuve en mi época por Jose Luis Manzano, que, al leer el título del post no me imaginaba que era este Manzano, y mira, si, a mi también me ponía. Era muy necesario un repaso al cine Quinqui, que se ha intentado levantar un par de veces en los últimos años, pero, ya no es lo mismo, ya no estamos en los 80 como dice Marc. En fin, que digo yo, a mi todas las que has nombrado me encantan, y tengo cierta debilidad por La Estanquera de Vallecas, y me encanta Maribel Verdú con esos aparatos en los dientes, jajaja.

    Bueno, y ya la última observación.... ¿qué escena era esa que te ponía tanto? Cuando le cortan el rabo en navajeros??? O era en Perros Callejeros? Bah, ya tanto no me alcanza la memoria, pero creo que era en Navajeros...

    bicos Ricos

    ResponderEliminar
  5. Hombre! acláranos la escena que te pone... jajaj! que nos has dejado intrigadísimos...
    Bueno... Ufffffffff! yo por esas épocas era un enano angelical. Pero es tristísimo todo lo que nos cuentas: la vida de esta pobre gente, de estos chavales tan desamparados por las circunstnacias... tristísimo.
    Y es que la vida es muy puta con muchísima gente. Cuando lees estas historias, te das cuenta de que, a pesar de tus problemas, uno es un privilegiado de la vida.
    En esas fechas, yo, además de ser un tierno pipiolín, me vi internado en un centro religioso para estudiar el Bachillerato. La verdad que para mí esos años pasaron en la felicidad de la adolescencia al margen de las movidas y al margen de lo que se cocía en el mundo, porque aquel sitio era un remanso de anonimato perdido en el campo donde se vivía fuera de este mundo.
    Uno oía cosas cuando iba a casa o veía la televisión en casa -porque en el colegio no se veía ni la tele- y ahora, a estas alturas de la vida y después de perder algún familiar por temas de drogas, sé que mi personalidad me hubiera preservado de todas aquellas estridencias, pero en todo caso, aquel mundo me aisló totalmente de lo que estaba sucediendo.
    Y por otra parte, todo ésto es el resultado de aquella generación vendida como "guay, genial, original", esa generación de la movida inocente y creadora donde la desorganización personal fue tan grande y tan promovida socialmente y políticamente, que llevó a los más desprotegidos a una fosa común en el anonimano.
    Ahora, agradezdo el Par de hostias que daban en mi colegio cuando a uno le veían fumando... porque, con ello, a muchos se nos fue todo tipo de tentación "guay y progresista"... fue la mejor terapia para olvidar la intelectualidad de gente como el Tierno Galván y sus secuaces.
    Y ahora, doy las gracias a Santo Tomás de Aquino, en cuya inspiración se educaron mis cánones por aquellos días... jajajaj!

    Genial! Me ha encantado leerte. A pesar de la tristeza que el panel me ha generado.

    Besos, Zowín!... el que siempre mira para Cuenca. jajaja!

    PD Por cierto... ¿qué ves en esos momentos? jajaj!

    ResponderEliminar
  6. Jo. Debo ser decente, porque me ha dado un poco de palo ver el vídeo... yo es soy de poco aguante por imágenes en movimiento. Si son estáticas aguanto, y si es una descripción de libro hasta me gusta. Pero ver una escena angustiosa es algo que me supera.

    El chico en cuestión es mono. Lástima que acabara como acabara.

    ResponderEliminar
  7. No conocía este tipo de cine y me ha dejado de piedra lo cabrón que era Eloy de la Iglesia. Pero de gente como él está el mundo lleno.

    Un besazo a tí y otro a Zowi de mi parte para que no se me enfade jajajaja.

    ResponderEliminar
  8. Debe de ser que todos los guapos se mueren jovenes, lo que me asegura a mí una felíz ancianidad, jejejeje, la verdad es que este post te ha quedado muy cultureta, que he parendido mucho de un submundo (cine, actores y droga) del que desconocía mucho, pues mi único referente era PANCHO el de VERANO AZUL, que también tuvo sus problemas con las drogas ¡A ver si estaba desfasado o no...!

    ResponderEliminar
  9. Vale de acuerdo...lo confieso...no le conozco...me pondré inmediatamente al loro para ver la peli...Un abrazo ;)

    ResponderEliminar
  10. Pues desconocía totalmente al personaje y su historia. Totalmente lamentable, el chico era más que guapo, que tragedia. Muchos cariños Zowi.

    ResponderEliminar
  11. No soy muy cinefilo , disculpame y me temo que menos del cine español me temo, que pena que la gente decida perder la vida por mierda como drogas, pero bueno...

    Saludos

    ResponderEliminar
  12. Muy bueno el artículo. YO me las he visto todas, algunas en aquellos cines de medianoche de la época de Calviño. Hoy las veo con el paso del tiempo claro. Criticables sus películas, abrieron mucho la mente de España al mundo gay, aunque vaya tela que mundo nos enseñaba. A mí me daba pánico.
    Tengo en dvd la película de El Diputado, y entiendo perfectamente lo que quieres decir.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  13. Tienes mas razon que un santo. He visto caer a tantos... No sé. Las drogas es algo que a mí me deja muy mal cuerpo. Y no tiene nada que ver con las directrices catolicopaternalistas o con lo que hayan dicho en casa o en los colegios o institutos. Tiene que ver con los amigos que se han perdido. Con la impotencia contenida en cada historia que se calla. Y con aquellas imagenes de los chutes que se pegaba alguno en el portal mientras un niño asustado jugaba en el patio de un colegio de barrio caminando con cuidado de no pincharse con una jeringuilla.

    Y ahora, por ser irreverente, hago una pregunta de las mias, o sea, de rubia. Esto de ser abertxale, que viene, de aversión?

    ResponderEliminar
  14. Después volvió a contactar con Eloy de la Iglesia, y en su piso del número 5 de la calle Rafael del Riego, próximo a la glorieta de Atocha de Madrid se le encontró muerto sentado encima del retrete con una jeringuilla clavada en la rodilla.
    Eloy de la Iglesia más hijo puta todavía, que después de engancharle, suministrarle, """follárselo""" (muy entrecomillado pues no se sabe seguro), y pasar de él, vuelve a contactar para remtarlo.
    Una lástima todo el progreso en la clínica de desintoxicación y el esfuerzo del padre Pedro Cid.

    ResponderEliminar
  15. Y otra cosa, Gonzalo Goicoechea, el otro guionista junto a Eloy de Navajeros, Colegas, y Los Picos dijo una vez que los pinchazos sí eran reales, pero no en los brazos de Manzano, si no que eran los brazos de un heroinómano que se prestó para rodar esas escenas.

    ResponderEliminar
  16. Y más cosas aún... el pavo no era chapero ni nada de eso como se dice por la red por culpa de una persona que mintió sobre su biografía. Manzano trabajaba descargando cajas en una fábrica desde los 10 años, y al Pirri lo conoció en el rodaje de Navajeros, pues El Pirri es de Vicálvaro y Manzano de Vallecas... o sea que eso de delinquir con él... nanai.

    ResponderEliminar
  17. La uva de Vallecas era por esos años un foco de delincuencia y drogadicción ,había chabolas donde hoy hay bloques de pisos, y los gitanos como el superpollo,subían a robar y a drogarse en los esqueletos del barrio.Ese era el contexto en el que creció Manzano y el ambiente que le rodeaba.por lo visto vive actualmente una hermana de JoseLuis.

    ResponderEliminar