viernes, 30 de diciembre de 2011

Crossover Bloguero 2: Z Me Pone

Z me pone.

Me ha regalado en el amiguito invisible que nos organizó Breziak la semana pasada una cosa que me ha gustado mucho.

Un relato que me ha dejado cachondo perdido. Soy así de fácil.

Le he pedido permiso para que me lo deje reproducir aquí y así yo lo ilustro de alguna manera. Y dibujando a Z me he puesto un poco más cachondo todavía.

Z es divertido. Está un poco de vuelta de todo, como dice en su perfil, pero eso a mi me gusta. Esa forma tan puñetera de ver la vida a mi me encanta. Es sexy. Y para colmo, Z está bueno. Al menos las fotos que nos ha ido mostrando en su blog así lo dejan entrever. Resumiendo: Z me pone 

Este es el enlace a su relato: EL RELATO DE Z . Y debajo están mi dibujito y el propio cuento de Navidad que Z me regaló:



Seré breve. No por mi falta de tiempo, que también, si no por la más mínima discrección no diré cómo lo conocí. En realidad. él vino a mí, así que debiera decir cómo me conoció. Simplemente, sucedió. Un día, llegó un mail, al que respondí, como siempre, tarde, pues por eso soy la última letra del abecedario. Pasaron los días y llegó otro, al que siguieron varios más. Semanas, meses, y un buen día, un intercambio de teléfonos. Una llamada. Una voz agradable. Una risa fresca con sabor a menta. Un palpitar. La promesa de un tal vez nos conozcamos. 

Llegó el día. Fué allá por Navidad de aquel año. Durante el día previo, limpié mi casa, adorné la ventana, coloqué el árbol. Casi muero ahogado estrangulado por las luces de navidad que algún día alguien debería de prohibir. Pero lo logré. Todo estaba preparado, pensaba mientras desde mi salón llegaban los acordes de un villancico de Mariah Carey. Sonó el timbre. Preparé mi regalo, una pequeña cajita de madera que guardaba en su interior las hojas donde vivía el sueño de habernos conocido. Sonó el timbre, abrí la puerta y escuché un suspiro por detrás de la madera. Un grito ahogado de sorpresa, un "hola, qué tal?" al que siguió un "bueno, pues aquí estoy". 

Pasa dentro, que hace frío hoy, Voy, dime... dime dónde puedo dejar el abrigo. Ponlo aquí, déjame verte. Pues sí que eres alto. Pues tú más. Y qué me cuentas. Blablablablabla.

A la mañana siguiente el crujido de las sábanas despertó mis oídos dormidos. Tras los cristales de la ventana, se veía la ciudad desperezarse. A mi lado, unas hojas en blanco y una de ellas garabateada con prisa. Mi regalo estaba entregado. Ya se había puesto a nevar. 

lunes, 26 de diciembre de 2011

Cuando Éramos Ricos 1: Yo, Antes, Compraba Yogures Danone

      

Yo, antes, cuando éramos ricos, compraba yogures Danone. Y galletas Fontaneda. Y Cola-cao del bueno.
Ahora compro todo, todo, de marca blanca. A veces la marca es tan blanca que casi es transparente. Voy al Mercadona y compro sus yogures Hacendado. Y sus galletas Hacendado. Y su cacao soluble Hacendado. Y voy al Carrefour a echar gasoil al coche porque me hacen descuento. Algunos dirán: pero si son productos tan buenos como las marcas de siempre. Mentirosos. Son peores. Pero más baratos, eso sí.

Yo, antes, cuando éramos ricos, iba a restaurantes medio buenos alguna vez al mes y pagaba cuarenta o cincuenta euritos sin pestañear por una cena de capricho. Y pedíamos vino bueno. Y postres caros, porque éramos muy golosos. Y no mirábamos mucho los precios.
Ahora vamos como mucho al Ginos, para hacer como que te atienden bien, y pedimos un lambrusco, que por mucho que se empeñen, siempre será un vino malo. O vamos a algún restaurantillo con esos menús apañaos de precio, donde te ponen manteles y servilletas de tela y hacemos como que seguimos teniendo dinero. O, si es fin de mes, vamos a un kebab y decimos que está tan bueno como un solomillo. Y que además es muy sano. Mentirosos. Pero es más barato, eso sí.

Yo, antes, cuando éramos ricos, vivía solo en mi propio apartamento de alquiler. A mis anchas, con todos los caprichos. Entraba y salía cuando quería, sin decir "adiós, me voy" u "hola, ya he llegado". Tenía un frigorífico entero para mí, y un baño que siempre estaba desocupado. Y un montón de armarios para guardar todas mis cosas, mis dvd´s, mis cd´s. Todos originales. Y veí en la tele lo que se me antojaba.
Ahora vivo en un piso compartido. Con dos tíos muy majos. Y tengo una hueco en el frigo, y un hueco en los armarios, y un hueco en el baño. Y un hueco en la tele. Comparto todo. Hasta los ronquidos. Compartir es muy divertido y siempre estás acompañado. Y te ríes mucho y eso es mejor que vivir solo. Mentirosos. Pero es más barato, eso sí.

Yo, antes, cuando éramos ricos, estaba solo. No tenía pareja. Ni tenía intenciones de tenerla. Y trabajaba mucho. Muchísimo. Todo el día. Salía de casa a las siete de la mañana y volvía a las ocho de la noche. Y ganaba una pasta gansa. Y cuando llegaba a casa estaba sólo. Me comía un yogurt Danone que guardaba en mi  frigorífico. En el rincón de los yogures Danone. Entre la leche Pascual y el jamón york Campofrío. Y llamaba a un amigo para quedar el viernes a cenar en un sitio carillo, para presumir después. Y me veía mis series favoritas en los canales de pago. Solo. Y luego, me iba a la cama. Solo.
Ahora ya no hago nada de éso. Pero ahora tengo pareja. Alguien me cuida y se preocupa por mi. Me mima y me contempla. No tengo un puto duro. Pero me quieren. Y éso es muy, muy barato. Como una marca blanca. Pero ésta me sabe muy bien.

sábado, 24 de diciembre de 2011

NENO, Un Niño Pequeño 6: Me Gustan Las Castañas Calentitas

Hola, soy Neno. Un niño pequeño.


Dentro de poco es la Navidad. A mi me gusta mogollón la Navidad. No porque nazca el niño Jesús, el hijo de Dios en la tierra y todo éso. No, no, qué va. Me gusta mucho la Navidad porque no hay colegio, se come superbien y porque me regalan muchas cosas superchulas. Pero no sólo juguetes, ojo, que ya no soy un niño pequeño, pequeño. Tambien me regalan cosas útiles como calzoncillos, calcetines, camisetas Abanderado que dan calorcito y pañuelos de tela. Los pañuelos de tela vienen en una caja de cartón con una tapa de plástico transparente que luego yo aprovecho para guardar los cromos repetidos. Pero los pañuelos también los uso, que conste. Para sacarme los mocos con educación. No directamente metiéndome el dedo, que sería lo normal, sino con el pañuelo. Cuando los saco los miro como diciendo: "Jo, qué largo y qué chulo". El otro día me saqué uno que creo que me llegaba hasta el celebro de lo larguísimo que era. Ha debido quedar un hueco en el craneo y todo de lo grande que era.

Yo ya  no creo en los Reyes Magos. Que no soy tan niño, chaval. Ya sé que, en realidad, son los papás. Y los abuelos. Y los tíos. Y los vecinos de toda la vida. Y los amigos de mis papás. Todos ellos son los Reyes Magos. A mi me viene bien, porque así escribo como diez cartas distintas. Es más trabajo intelectual, pero me compensa. Antes, cuando creía que los Reyes Magos eran sólo los personajes del cuento de la Biblia, sólo escribía una. Y no me cabía todo, claro. Pero ahora ya me cabe todo lo que quiero, porque lo reparto en muchas cartas. Y por temas. A los abuelitos de Burgos, por ejemplo, les pido los pañuelos y los calzoncillos y esas cosas, para quitármelas de encima y pasar a lo importante. Porque si les pido el barco pirata de los click de Playmobil o el Cinexin de Disney, pues sé que no me lo van a traer. Yo creo que es porque no saben leer. O éso o por fastidiar. Pero no creo que sea por esto último, porque los abuelos de los niños no suelen fastidiar.  Como mucho suelen molestar un poco. Pero sin maldad.

Sin embargo, a mi tío Jesús le pido lo mejor. Porque como es soltero y no tiene novia, pues es multimillonario. Ya os he dicho alguna vez que tiene un video 2.000 y todo. Y a todos sus sobrinos les trae lo que le piden. Y además, nos regala un libro que él elige. Pero de los superbuenos y grandes. El año pasado me regaló, aparte del castillo medieval de los click de Playmobil, un libro del Maravilloso Mundo de los Gnomos, que te cuenta la naturaleza de los árboles y los bichos del bosque profundo como los mapaches y las abutardas. En Burgos creo que no hay de éso. Gorriones y palomas sí, pero abutardas no. Y mapaches creo que tampoco. Al menos cerca de mi casa. Yo no me he leido la letra ni nada, porque no tiene un argumento de aventuras de morirse gente, pero los dibujos eran guays y me gustaron mucho. Yo copié uno y se lo regalé a mi tío Jesús. Dedicado y todo. No se quejará. 

Ayer pasé por Galerías Preciados con mi hermano y mi prima, por la tarde, a la salida del colegio. Siempre vamos, todos los años, porque un mes antes de Navidad, en la tercera planta quitan la ropa de señoras mayores que molesta y ponen todo lleno, lleno de juguetes. En Galerías Preciados hay escaleras mecánicas y todo. Ya ves, majo. Seguro que en tu pueblo no hay. Y en Galerias Preciados te regalan el catálogo de los juguetes. Pero sólo un catálogo por persona, ¿eh?. No vayais de listos y os lleveis más. Sobre todo si venís de los pueblos de fuera. Que tenemos prioridad los de Burgos. Es que mi hermano se quiso llevar ayer diez para venderlos luego en el patio por cincuenta pesetas y un señor con gorra casi nos lleva a la cárcel de Galerías Preciados. Imagínate, qué miedo pasé, majo. Como en el libro del Conde de Montecristo me veía yo. Escapando de la cárcel para que no nos echara la bronca mamá por llegar tarde a casa.

Cuando estos días vamos a casa por la tarde después del cole, cogemos el autobús, como siempre, en la parada de los soportales de Antón. Pero ahora nos ponemos junto al puesto de la castañera. Porque hace más calorcito. Nos ponemos del lado que te da todo el humo, para que luego nos huela la ropa a castañas y vayamos todo ahumados a casa, como la cecina de León. A veces compramos un cucurucho de castañas. No todos los días, que son supercarísimas. Son casi tan carísimas como el cabiar negro que ponen en los canapés en Navidad con una aceituna rellena de anchoa encima, o casi tan carísimas como las ostras salvajes que vienen de un mar que hay en Galicia que está lejísimos y se tarda meses en llegar o casi tan carísimas como el jamón de cerdo del bueno. Pero no como el serrano que compra mi mamá en la charcutería de Pili, que por mucho que diga ella, no sabe igual. Al menos eso dice mi papá. Cuando compramos las castañas nos quitamos los guantes y las apretamos fuerte entre las dos manos. Qué calorcito más rico que dan. Cuando están ya suficientemente espachurradas, nos las comemos. Qué ricas, casi tanto como la Nocilla sólo negra. Bueno, no tanto, que me he pasado. Que más rico que la Nocilla sólo negra no hay nada.

Porque, a todo ésto, no sé si lo sabeis, pero en Burgos hace un frío que te puedes morir y todo. El otro día me dijo mi mamá que un niño del barrio se había muerto congelado por no llevar el gorro y la bufanda puestas. Jolín, morir congelado. Cómo mola. Como los exploradores del Polo Norte. El Polo Norte es donde se murió Félix Rodríguez de la Fuente. Creo. Pero no de frío. Se murió de accidente de helicóptero. Y luego se lo comieron los lobos salvajes de la raza que come carne humana. Bueno, esto último me lo ha contado Elías. Uno de mi clase. Que es un poco mentiroso. Así que no me lo creo demasiado. Elías es el que me dijo también, que el golpe de estado de Tejero había sido, en realidad, una invasión alienígena como la de los de V, pero que les salió mal porque el rey Juancar, que es superlisto, descubríó enseguida que eran lagartos come ratas y no guardias civiles. Esta historia si que me la creí, hasta que mi papá me dió un capón cuando se la conté a él , mientras me decía: "No digas sandeces, Neno".

Este año me lo pasaré superbien en las Navidades. Porque estaremos todos los primitos juntos. Hemos quedado entre los primitos, en una asamblea de primitos, que no queremos ir este año a la misa del Gallo. Que preferimos jugar a las cartas en la mesa redonda de los niños. Pero creo que al final nos va a tocar ir. Que cualquiera les lleva la contraria a mi mamá y a mis tías. Mi papá y mis tíos, por ejemplo, nunca se atreverían. Más les vale.

Bueno, niños. Y niñas, claro. Que paseis una feliz Navidad. Y que os traigan muchas cosas los Reyes Magos. Y si ya sabeis que los Reyes Magos no existen, no se lo digais por el momento a vuestros papás. Para no quitarles la ilusión todavía. Pobrecitos.

miércoles, 21 de diciembre de 2011

Feliz Navidad Y ¿Próspero Año Nuevo?


Pues éso, niños y niñas. Feliz Navidad.

Lo de Próspero Año Nuevo lo dejo un poco en el aire. Porque, el menos por esta España nuestra, el año que viene va a ser jodidillo. Pero que no falte el humor y los niños guapos. Que ya sólo con éso iremos tirando.

El fin del mundo está fijado para el 21 de diciembre de 2.012. Según los mayas, ya sabeis. Pues nada. Nos queda un añito escaso. A disfrutar lo que podamos.

Espero que os vaya bien a todos los blogueros que andais por aquí de vez en cuando. Y a los que no son blogueros y leen algunas de mis entradas. Aunque sea por despiste.

Os quiero un poquito.

Besos.

lunes, 19 de diciembre de 2011

Mamá: Soy Bloguero 7: BAS 2011, Mi Viaje Al Perú

A mi Brekiaz me cae bastante bien.

Es una peruanita joven. Está un poco loca. Por éso estudia psicología. Supongo. Y no sólo está un poco loca a secas, Brekiaz está muy loca por su niño. Es un niño guapo. Muy guapo. Parece que se quieren. Que dure mucho.

Como todos los que están un poco locos, Brekiaz es ingeniosa. Y ocurrente. Y aquí nos tiene liados a unos cuantos con una de sus ocurrencias.



El avión me dejó en el aeropuerto de Lima sin ningún problema. Fue un vuelo largo. Muy largo. No diré que el Perú está muy lejos de España. Diré que España está muy lejos de el Perú.

Bajé las escaleras del avión y pisé, por primera vez en mi vida, territorio americano. Qué ilusión. Yo de el Perú no sé muchas cosas. Quizás por cierta arrogancia que tenemos los españolitos. Quizás porque soy un ignorante a secas.

En la maleta traía el regalo para mi blogeramiga. La blogeramiga que me había adjudicado Brekiaz unos días antes. Casualmente era tambien peruana. Dos chicas. Yo, que soy tan, tan maricón, me había recorrido medio mundo para tener una cita a ciegas dos mujeres. El mundo al revés.

-Hola, Brekiaz- Saludé a mi anfitriona que me esperaba en el aeropuerto.-¿No has venido con tu nene?, me hubiera gustado darle un besazo.

-No le he traído.-Me respondió ella.-Por si acaso. Que no me fio mucho de ti. Que lo mismo me le conviertes, le haces pasar la línea del mariconeo y luego le gusta y no vuelve conmigo. Que los maricas teneis mucho peligro.

Reí su ocurrencia. Pero no le faltaba razón. Casi mejor así.

-Bueno, Brekiaz, tienes que llevarme hasta esa guarida donde vive mi blogeramiga para poder darle mi regalito.

Y así lo hizo. Me montó en un destartalado todoterreno y nos fuimos hacia la guarida de mi amiga secreta. Estaba perdida en lo mas profundo de una frondosa selva.

-Yo te espero aquí. Ahora tú sólo tienes que seguir ese sendero y llegarás donde está ella.

La hice caso y apenas cinco minutos después me encontré, por fin, con mi blogeramiga.

-Hola, guapa.-nos dimos dos besos. En la mejilla, claro.

-Hola, amigo secreto.-Me respondió ella sonriente.

-Te he traído un regalito desde España, ese gran país en vias de extinción.

-Oh, gracias, hombre misterioso.-Me replicó.-¿Qué es?

Abrí la mochila que llevaba a la espalda y saqué un cedé de música.

-Pues, como tu eres Pumara, después de mucho pensar, he decidido traerte un disquito de el Puma. Es el que lleva el tema del Pavo Real.-Le dije sonriendo.



Pumara me miró de forma rara. Como con asco. Me gruñó un poco. Quizás esa sea la forma de agradecer los regalos que tienen los pumas hembra.

-Ehhh. Gracias. Creo.-Me dijo como sin ganas.

-Bueno. Pues adiós. Me vuelvo para España. Por cierto, bonito vestido.

Me di media vuelta, deshice el camino del sendero, me encontré nuevamente con Brekiaz y volvimos al aeropuerto.

-¿Qué tal con Pumara?.-Me preguntó ella-¿Le gustó tu regalo de blogeramigo?

-Mucho. Tengo aquí una copia. Voy a ponerlo y lo cantamos juntos en plan excursión guay.

Puse el disco de el Puma en el cedé del coche y comencé a cantar a grito pelado:

Numerao, Numerao
Viva la numeración
Quien ha visto matrimonio
Sin correr amonestación

Pavo real hu, pavo real hu
Pavo real hu, pavo real hu


Brekiaz frenó en seco el todoterreno en mitad de la selva. Abrió mi puerta y me empujó fuera del coche. A continuación arrancó el coche y se alejó rápidamente dejándome abandonado en medio de la selva.

No entendí nada.

Pero ya os he dicho antes que Brekiaz está un poco loca.


viernes, 9 de diciembre de 2011

Hoy No Quiero Escribir, Pero Me Apetece Dibujar 3: Angel / Westlife


(...)
En los brazos de un ángel
Volaré lejos de aquí,
De esta oscura y fría habitación de hotel,
Y de la oscuridad que tú tanto temes.
Has salido de los escombros
De tu silencioso sueño.
Porque estando en los brazos de un ángel
Quizás puedas encontrar
Algún consuelo aquí.
(...)

Westlife / Angel


jueves, 8 de diciembre de 2011

España Según Un Demagogo Ignorante 7 : El Mito De La Caverna. Versión 2.011. ¡Ahora En 3D!

Están en estos momentos intentando arreglar Europa. Con lo difícil que debe ser arreglar algo que nunca ha existido.

Se supone que están los jefes de estado y presidentes europeos todos a una a ver cómo hacen para que el euro no desaparezca. Bueno, mejor dicho, realmente están diciendo lo que hay que hacer la alemana Merkel y el francés canijo (que no sé cómo se escribe su nombre y paso de buscarlo en el Google, pero sí, es el que se casó con la Carla Bruni).

Ahora mismito estoy escuchando la radio mientras escribo ésto. Dice el corresponsal en Bruselas que van a cenar ahora los diecisiete jefazos y que habrá tarta de chocolate de postre. Me ha entrado hambre. Es que yo soy muy goloso.

Ahora dicen que Rajoy ha comentado que va a hacer "lo necesario para contener la hemorragia de la deuda soberana". Eso significa que nos van a dar mucho por el culo. Esta tarde J,mi casi novio me ha dado mucho por el culo antes de irse a trabajar y me ha gustado bastante. Pero lo de Rajoy será otra cosa. Seguro que será de ese "darte por el culo" que duele mucho y del que se hace sin cariño ni nada.

Esto que están haciendo en Bruselas es algo así como un nuevo mito de la caverna. Pero un mito de la caverna cutrísimo, porque aquí estamos viendo perfectamente las sombras y quién hace las sombras. Son los señores malos de la especulación financiera. Creo. O éso me han dicho. Ya es que ni se esconden.

Aunque yo éste nuevo mito de la caverna lo he querido dibujar no con sombras. Lo he hecho con marionetas. Y al final todo sería como un gran teatro de guiñol. Pero sin ninguna gracia.

Las tres M (Mercados, Merkel, Mariano) que nos tienen preparada una gran M (Mierda, sí).

Ahora están hablando en la radio del partido del Madrid-Barça. Dicen que va a ser el partido del siglo. Mira, ya se me ha olvidado lo de la crisis de Europa y todo. Ésto y un Sálvame Deluxe y ya estoy como nuevo.

miércoles, 7 de diciembre de 2011

De Museitos Con Las Maricas Cultas 1: Yo, En El Fondo, Soy Un Romántico

Yo tenía que haber nacido en el siglo XIX. Es que en el fondo creo que soy un romántico. Pero no un romántico de ésos que ven pelís de Meg Ryan y lloran mucho (qué antiguo soy, si la Meg Ryan ya no hace películas). Ni de ésos que regalan flores por San Valentín. Yo soy un romántico en el sentido más clásico de la palabra. Yo creo que soy como muy decimonónico. Toma ya.

Es que en las últimas semanas he ido (mejor dicho, me han llevado unas maricas cultas de Madrid) a dos exposiciones de las que te dejan como muerto. Yo es que soy un poco paleto y a mi el síndrome ése de Stendhal me da muy fácilmente, con cuatro cuadritos un poco monos que me enseñes, ya me pongo malo. No necesito viajar a Roma o a Florencia para morirme de gusto. Y ahora no estoy hablando de follar, malpensados. Qué barato soy.

Hace como dos semanas fuimos a la exposición de Delacroix en el Caixa Forum. Delacroix fue un pintor con bigote y todo. Como Dios manda. Vivió en pleno siglo XIX. Cuando la gente culta y ociosa pensaba que la vida debia ser vivida con intensidad. Que el amor debía ser intenso y apasionado. Que se debía rendir culto a la historia antigua y a los mitos. Que la naturaleza era lo más de lo más. Es que los señores con dinero se aburrían un montón y acabaron empachándose de belleza. Y de otras drogas menos fuertes.

De todos los cuadritos que había en la exposición el que más me llamó la atención fue el San Sebastián curado por Santa Irene. Me gustó porque este San Sebastián está muy buenorro. A mi me pone. Entre otras cosas porque no está atado con cara de pasarlo supermal como todos los otros millones de San Sebastianes de turno que se han pintado. Porque, ésa es otra, no eres un pintor de verdad si no has pintado en alguna ocasión a este soldadito romano.


Con lo mono que era y como me lo han dejado
estos romanos impíos

El resto de las pinturas eran también impresionates. Y a medida que avazabas cronológicamente, además de impresionates eran cada vez más impresionistas. Si, niños y niñas. Porque este muchacho se pasó un poco por el forro de los cojones a los señores serios y amargadetes del dichoso Salón de París y empezó a pintar como sentía. Qué valor.

Y otra exposición a la que he ido hace muy poquito ha sido a...tachan, tachan...la del Hermitage en el Prado. Claro. Cuál si no. Es que si no has ido a ésta, te miran mal por la calle. Todo madrileño y pegado que quiera estar al día tiene que haber ido a esta cosa. Si no, eres lo peor y no eres nada cool.

Pues yo he ido. Y lo flipas. No sobra nada. Bueno, sí. Sobran las pinturas del siglo XX, que son todas una mierda. Se podrían haber ahorrado, sobre todo, al mamarracho del Picasso, un tío asqueroso y totalmente sobrevalorado. Y que pintaba de puta pena. Cuando dije ésto en alto, me miró una señora que tenía al lado poniendo cara de: pobrecito tonto.

Aparte de esta pequeña y desagradable parte final de la exposición, todo lo demás era apabullante. Las pinturas, las esculturas, las joyas...todo. Entre las esculturas destaca una de un tío del que siempre he sido fan: Antonio Cánova. Aún recuerdo al Endimión Dormido que trajeron para Las Lágrimas de Eros que montó la Tita Thyssen hace dos años. En esta del Hermitage tienen a una Magdalena Penitente que quita el hipo. Mola.


A ésta hay que verla en directo. Y fijarse en lás lágrimas
delicadamente esculpidas en su rostro. Acojona.

Y está, señoras y señores, una pintura de el inigualable, inimitable y el absoluto puto amo del romanticismo alemán, Caspar David Friedrich. Ay, los alemanes, qué bien se les dió siempre ésto del arte. Acordaos del Goethe. Yo, con dieciseis añitos, me sabía de memoria las primeras páginas del Fausto. Qué tonto fui de joven, si es que tenía que haber follado más y leer menos. Y qué decir del Werther, qué forma de comerse la cabeza. Qué bien sabían sufrir los románticos. Ésos sí que lo pasaban mal de verdad en plan "me voy a suicidar si no me quieres". Y no como los emos de mierda de ahora. Otro fraude.

El cuadrito que mejor representa al Caspar D. Friedrich es el Viajero Frente al Mar de Niebla. Sin palabras.

Uy, se me ha vuelto a olvidar la cámara.
Con lo que me ha costado subir hasta aquí.

Una de las pinturas que tenian del Caspar D. Friedrich en esta exposición se titula Amanecer en las Montañas. Es del año 1823.


Qué paisaje más mono para poner en mi cuartucho.

Tengo ahora mismo, mientras escribo este post tan tonto, una lámina que me compró J, mi casi novio al salir de la exposición, en la tienda del museo. Fue en plan sorpresa porque él sabe que me mola que te cagas. Él se compró otra, pero en más grande. Para el salón. Ahora sólo nos queda ir a comprar juntos el marco al Ikea. Yo lo pondré en mi cuartucho del piso de alquiler. Frente a la cama. Para que cuando me levante vea  ese paisaje. Y me acuerde un poquito tambien de J, mi casi novio. Si ya os lo he dicho antes: yo, en el fondo, soy un romántico.

Y a mucha honra.



Este post ha sido elegido como el Post Coñazo Del Mes. Lo siento.

jueves, 1 de diciembre de 2011

Los 40 QMLPD 5: Lukas Ridgeston

Marc dijo...


Aprovechando que el Zowi está un poco vaguete estos días con su blog, voy a seguir con mi lista de tíos macizos. El de hoy es la hostia.


Los que usamos porno en nuestra adolescencia y en nuestra primera juventud, no tenemos más remedio que adorar a Lukas Ridgeston como a un dios. Pero le adoramos como a un dios griego, no como a un dios de ésos que os inventásteis los cristianos amargados para jodernos la vida. Este es un dios joven. Un dios fuerte. Un dios follador. Me río yo del Zeus.

Dios Lukas, gracias por los servicios prestados.
Tú ya sabes de lo que hablo, briboncete. 

Como otros muchos de la factoría Bel Ami, este hombretón nació (o estaría mejor dicho que fue creado) en la antigua Checoslovaquia, concretamente en Bratislava, en el año 1.974. Bien. Este es de mi quinta. Una estupenda cosecha generacional la de aquéllos años. Nació con el nombre de Juraj Vizgula. Un nombre horroroso para un dios. Por éso adoptó para el porno el nombre de Lukas Ridgeston. Y lo ha mantenido hasta ahora. Sus impresionantes ojos azules no son inventados. Ni su sonrisa. Ni su polla. Todo éso venía de serie.


Al salir de clase. No sé qué te van a enseñar
si tú ya te lo sabes todo.

Le fichó George Duroy, el misterioso amo de Bel Ami, en el año 1.993. Ummmm. Echando cuentas me sale que tenía diecisiete añitos. Si es que...Los que son golfos, son golfos desde pequeños. La primera película importante, como absoluto protagonista, titulada Lukas´ Story (1.994), es de obligado visionado. Un clásico a la altura de Ciudadano Kane o Casablanca. Yo en su momento, cuando la vi, hace mucho, mucho tiempo, me quedé totalmente hipnotizado con este tío.

Normalmente ha hecho de activo. Quizás por su potente físico. Quizás porque no es rubio. Quizás porque dice que es heterosexual. Ya. Y yo que me lo creo, chaval. Aún así nos dejó para el recuerdo alguna famosa escena como pasivo, como la que disfrutó en Lucky Lukas (1.998) con el maromo de Ion Davidov (recordado por todos como el del tatuaje en el hombro y el pendientito en la oreja en una época en la que en Bel Ami nadie llevaba tatuajes ni pendientes).



El muchacho cuan largo es. Esperando a alguien para
hacer cositas de gays.

Lukas Ridgeston forma parte, junto a Sebastian Bonnet (del que ya hablé en su momento), Johan Paulik o Julian Armanis de los nenes fundadores del primer Bel Ami. Algunos han envejecido muy mal. Pero otros, como Sebastian, o el propio Lukas están ahora mejor que nunca. Y si no mirad esta foto del Lukas de este mismo año en la revista marica DNA que adjunto a continuación.


Éste es el Lukas. Con 37 añazos. Yo creo que está
mejor que nunca, el muy cabrón.
La sombrita que hace su pantalón no es photoshop,
es la dura (durísima) realidad.

Como el Lukas además de guapo y guarro, es listo (es licenciado además en arquitectura), ha continuado en Bel Ami como productor y director de nuevas películas y es el editor de la página oficial de Bel Ami. Es decir, que está forrado de pasta y no se lo ha fundido todo en caprichos y drogas como otros actores porno de la época.

A continuación os dejo un video hecho por mi mismo en el que se le ve la polla en muchas fotos. Y hay algunas escenas al final con musiquita para poder observarle en todo su esplendor. Yo ahora mismo voy a sacrificar dos bueyes y un carnero en su honor. Que es lo mínimo que se merece un dios griego como éste. Un dios griego, aunque naciera en Checoslovaquia. Porque los dioses griegos, como los de Bilbao, nacen donde les sale de los huevos.


video