miércoles, 7 de diciembre de 2011

De Museitos Con Las Maricas Cultas 1: Yo, En El Fondo, Soy Un Romántico

Yo tenía que haber nacido en el siglo XIX. Es que en el fondo creo que soy un romántico. Pero no un romántico de ésos que ven pelís de Meg Ryan y lloran mucho (qué antiguo soy, si la Meg Ryan ya no hace películas). Ni de ésos que regalan flores por San Valentín. Yo soy un romántico en el sentido más clásico de la palabra. Yo creo que soy como muy decimonónico. Toma ya.

Es que en las últimas semanas he ido (mejor dicho, me han llevado unas maricas cultas de Madrid) a dos exposiciones de las que te dejan como muerto. Yo es que soy un poco paleto y a mi el síndrome ése de Stendhal me da muy fácilmente, con cuatro cuadritos un poco monos que me enseñes, ya me pongo malo. No necesito viajar a Roma o a Florencia para morirme de gusto. Y ahora no estoy hablando de follar, malpensados. Qué barato soy.

Hace como dos semanas fuimos a la exposición de Delacroix en el Caixa Forum. Delacroix fue un pintor con bigote y todo. Como Dios manda. Vivió en pleno siglo XIX. Cuando la gente culta y ociosa pensaba que la vida debia ser vivida con intensidad. Que el amor debía ser intenso y apasionado. Que se debía rendir culto a la historia antigua y a los mitos. Que la naturaleza era lo más de lo más. Es que los señores con dinero se aburrían un montón y acabaron empachándose de belleza. Y de otras drogas menos fuertes.

De todos los cuadritos que había en la exposición el que más me llamó la atención fue el San Sebastián curado por Santa Irene. Me gustó porque este San Sebastián está muy buenorro. A mi me pone. Entre otras cosas porque no está atado con cara de pasarlo supermal como todos los otros millones de San Sebastianes de turno que se han pintado. Porque, ésa es otra, no eres un pintor de verdad si no has pintado en alguna ocasión a este soldadito romano.


Con lo mono que era y como me lo han dejado
estos romanos impíos

El resto de las pinturas eran también impresionates. Y a medida que avazabas cronológicamente, además de impresionates eran cada vez más impresionistas. Si, niños y niñas. Porque este muchacho se pasó un poco por el forro de los cojones a los señores serios y amargadetes del dichoso Salón de París y empezó a pintar como sentía. Qué valor.

Y otra exposición a la que he ido hace muy poquito ha sido a...tachan, tachan...la del Hermitage en el Prado. Claro. Cuál si no. Es que si no has ido a ésta, te miran mal por la calle. Todo madrileño y pegado que quiera estar al día tiene que haber ido a esta cosa. Si no, eres lo peor y no eres nada cool.

Pues yo he ido. Y lo flipas. No sobra nada. Bueno, sí. Sobran las pinturas del siglo XX, que son todas una mierda. Se podrían haber ahorrado, sobre todo, al mamarracho del Picasso, un tío asqueroso y totalmente sobrevalorado. Y que pintaba de puta pena. Cuando dije ésto en alto, me miró una señora que tenía al lado poniendo cara de: pobrecito tonto.

Aparte de esta pequeña y desagradable parte final de la exposición, todo lo demás era apabullante. Las pinturas, las esculturas, las joyas...todo. Entre las esculturas destaca una de un tío del que siempre he sido fan: Antonio Cánova. Aún recuerdo al Endimión Dormido que trajeron para Las Lágrimas de Eros que montó la Tita Thyssen hace dos años. En esta del Hermitage tienen a una Magdalena Penitente que quita el hipo. Mola.


A ésta hay que verla en directo. Y fijarse en lás lágrimas
delicadamente esculpidas en su rostro. Acojona.

Y está, señoras y señores, una pintura de el inigualable, inimitable y el absoluto puto amo del romanticismo alemán, Caspar David Friedrich. Ay, los alemanes, qué bien se les dió siempre ésto del arte. Acordaos del Goethe. Yo, con dieciseis añitos, me sabía de memoria las primeras páginas del Fausto. Qué tonto fui de joven, si es que tenía que haber follado más y leer menos. Y qué decir del Werther, qué forma de comerse la cabeza. Qué bien sabían sufrir los románticos. Ésos sí que lo pasaban mal de verdad en plan "me voy a suicidar si no me quieres". Y no como los emos de mierda de ahora. Otro fraude.

El cuadrito que mejor representa al Caspar D. Friedrich es el Viajero Frente al Mar de Niebla. Sin palabras.

Uy, se me ha vuelto a olvidar la cámara.
Con lo que me ha costado subir hasta aquí.

Una de las pinturas que tenian del Caspar D. Friedrich en esta exposición se titula Amanecer en las Montañas. Es del año 1823.


Qué paisaje más mono para poner en mi cuartucho.

Tengo ahora mismo, mientras escribo este post tan tonto, una lámina que me compró J, mi casi novio al salir de la exposición, en la tienda del museo. Fue en plan sorpresa porque él sabe que me mola que te cagas. Él se compró otra, pero en más grande. Para el salón. Ahora sólo nos queda ir a comprar juntos el marco al Ikea. Yo lo pondré en mi cuartucho del piso de alquiler. Frente a la cama. Para que cuando me levante vea  ese paisaje. Y me acuerde un poquito tambien de J, mi casi novio. Si ya os lo he dicho antes: yo, en el fondo, soy un romántico.

Y a mucha honra.



Este post ha sido elegido como el Post Coñazo Del Mes. Lo siento.

14 comentarios:

  1. Si es que el siglo XIX tuvo muchas cosas buenas, como bien dices y las imágenes que muestras, que algunas son una auténtica belleza.

    Un abrazo chico !!.

    ResponderEliminar
  2. Y a mucha honra. Me encanta esa última imagen, estoy ahorrando para comprarme una copia. Tengo pendiente ir a ambas exposiciones, a ver si me coordino con mi querida Nienor y vamos.

    Un besote. Y me alegro que lo de J vaya bien =)

    ResponderEliminar
  3. Precisamente has nombrado mis dos corrientes artísticas favoritas: el Romanticismo y el Impresionismo. Yo ya tengo decidido que hacer con mi tiempo libre de aquí al domingo, pero eso ya irá en un post.

    Besos, no sabes cuanto me alegro de que J y tú seáis tan felices. Te lo mereces.

    ResponderEliminar
  4. Jolín Zowi, sí señor, cómo te has culturizado!

    Me ha dolido tu comentario de Picasso, pero bueno, supongo que para gustos colores! :)

    Un beso!
    http://elarcoirislibre.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  5. El cuadro de San Sebastián me encanta.

    Me encantaría ir a España a recorrer museos. Algún día será.

    ResponderEliminar
  6. El ser humano, que es capaz de cometer las mayores atrocidades, también es capaz de producir maravillas. Y ahí tenemos el arte para demostrarlo. Bueno, yo creo que en el siglo XX también ha habido grandes artistas, y no me refiero a los que hacen garabatos sobre un lienzo, sino a artistas de verdad. Pero el Romanticismo sí que fue un estilo sublime. La verdad es que ese San Sebastián está buenorro de verdad, jajaja. La pintura de Delacroix es muy teatrera, y ya se ve que el maromo que posó para él se metió bien en el papel, jajaja. Friedrich es ya más introspectivo, y ese cuadro del viajero contemplando la niebla puede tener también un significado arquetípico. Aunque yo prefiero el Árbol de los Cuervos, me hace pensar mucho, aunque no para colgarlo en el dormitorio, jajaja, qué yuyu, jajaja. Bueno y ¿qué seríamos sin el arte?. Besos y un fuerte abrazo, artistazo.

    ResponderEliminar
  7. Tengo que admitirlo, me ha entrado una insana envidia jajajajajaja, nada, espero algún día ver con mis propios ojos aquello que durante tanto tiempo he visto en libros, que bueno que aproveches todo aquello que tienes cerca, yo debí haber nacido en previa Francia convulsionada por la revolución. Cariños Zowi.

    ResponderEliminar
  8. Yo tengo unas cuantas obras de arte que me gustaría ver, así, directamente en mi salón, siempre he dicho que si hubiese nacido en el S.XIX hubiese sido ladrón de obras de arte... yo es que voy a u museo y me paso más rato cronometrando las rondas de los guardias, viendo las cámaras de seguridad y los sistemas antirrobo que los propios cuadros....jejejeje...

    ResponderEliminar
  9. Como os envidio a todos los madrileños cuando habláis con toda naturalidad de las exposiciones que visitáis y las obras de teatro a las que acudís. Lo veis tan natural que cuando salís de casa decís "voy a comprar el pan y de paso me veo es exposicioncilla de Kokoschka que ponen aquí al lado" Y los de provincias nos contentamos con ver la publicidad del telediario y buscar el catálogo por internet. Cuando sea mayor me voy a comprar el museo Thyssen y me voy a vivir allí :)

    Pero sobre todo, sobre todo me ha impactado la frase "tenía que haber follado más y leer menos". Creo que nadie podría describir mi vida en menos palabras. Chapeau.

    Un beso (con mucho arte)

    ResponderEliminar
  10. Yo estoy muy orgulloso de mi ignorancia y la muestro cada vez que puedo! jajajajaja

    es que esto del arte a veces no lo entiendo, sobre todo la reciente, los cuadros , esculturas y demas cosas que hacian del siglo XIX me parece arte , pero lo reciente! realmente no lo entiedo!

    Otra cosa que envidio es que aqui no hay muestras de ese tipo! :(

    ResponderEliminar
  11. jajaaj! El remate de Paremnio ha sido muy bueno... ¿qué más puedo yo añadir? jajaj!
    En fin! al menos, uno está cerca de Madrid y de Valencia... y de vez en cuando puede permitirse el lujo de una escapada...
    A ver si en la próxima escapada me acompañas a una de estas exposiciones, Zowín.... eso sí! me llevas a los vestuarios del Fáctory en primer lugar! jajajaj! Que quiero comprobar algunas cosas contigo... jajajaj!

    Besos, ¡intelectual!

    ResponderEliminar
  12. ¡Hola! Soy Víctor, acabo de inaugurar un nuevo blog sobre sexología/psicología masculina llamado “Libreta Rosa” (http://www.libretarosa.blogspot.com). Espero que te interese, pasate y dime tu opinión!

    Muchas gracias, estamos en contacto.

    >Víctor.

    ResponderEliminar
  13. Ay, San Sebastian. Qué me gusta, si algún día tengo dinero compraré uno para ponerlo en mi cuarto. Es el único Santo que podría poner en mi casa. Aunque algunos ahora nos parezcan feos, es simplemente porque el cánon de belleza masculina ha cambiado. En su tiempo estarían buenorrísimos, digo yo, tampoco es que haya vivido mucho.

    Para mí, quitando a los clásicos, sólo hay dos escultores capaces de crear la más sublime belleza de un bloque de piedra: Miguel Ángel y Antonio Canova. También comparto contigo la opinión que tienes de Friedrich. No me puedo morir sin haber contemplado antes Viajero sobre un mar de nubes. Debe ser lo más parecido al éxtasis.

    Antes de leer tu post quería ir a la exposición, ahora me autoimpongo el deber de hacerlo. Espero que mi economía me lo permita porque me ha picado el gusanillo. Un saludo.

    ResponderEliminar
  14. Uy, el que me llamaba vago comentando... si yo soy vago para todo... Chuchi, no es un post coñazo... al que no le guste es porque no entiende nuestro gafapastismo... mira, yo iba a ir al Prado, como hetero curioso, pero al final nada... cultura muy poca, de paseo por Serrano, que no el jamón, aunque de eso también ha caído. Bueno, algo cultural seguro que habré hecho yo estos días... ahm, si, ver al apolíneo Minoviescu, que no es poco.

    bicos Ricos

    ResponderEliminar